Iridiología - Iridodiagnosis

 

  1. Por el movimiento (por ej. pupila)
  2. De relieve hundido (por ej. criptas, lagunas, etc...)
  3. De relieve resaltado (zonas de cicatrización, psoricas)
  4. De pigmentación (claras, oscuras, blancas grises, de colores)
  5. Por tipología y raza o constitucionales (10 tipo)
  6. Por reflejo de colores al incidir una luz en las diferentes capas anatómicas: dando lugar a un diagnóstico dinámico o predominancia de funciones de unas sobre otras, por ejemplo de vascular a linfática, de actividad calcio a cobre, etc...
  7. De evolución del estado de desequilibrio funcional o enfermedad: agudo, subagudo, crónico


Este método de interpretar las señales de la naturaleza funcional humana ha sido adoptado en estos dos siglos por aquellas mentalidades que tienen curiosidad conceptual u holística. El desarrollo ha corrido a cargo de los naturistas, herederos de la ciencia vitalista que han permeado históricamente hasta nuestros días desde los albores de la humanidad.

Pero no merma, en absoluto, la capacidad de interaccionar con otras tecnologías de tintes mecanicistas, pues el conocimiento no tiene fronteras.

 Claudio González Grueso

IGNAZ VON PECZELY, húngaro de nacimiento, a una edad temprana, pues tenía 10 años se encontró con un hecho curioso. Un búho que tenía cogido por las patas, una se rompe y deja en la profundidad del iris del ave, una señal. Esta observación, que no supo interpretar, pero que le llamo la atención hasta el punto de hacer averiguaciones posteriores a lo largo de su vida. Con el tiempo, adeptos fueron enriqueciendo las observaciones hasta poder decir que la ciencia iridodiagnóstica comienza en el año 1836, enriqueciéndonos progresivamente.

Unos años después comienzan los estudios pormenorizados del ojo y su relación neurológica.

Estos estudios llegarán a justificar las impregnaciones en las estructuras del iris: músculos vasos arteriales-venosos-linfáticos terminaciones nerviosas simpáticas y parasimpáticas.

Todo ello hace del iris un laboratorio de efectos tanto de calidad como temporales, pues al comportarse como un filtro sensible y adaptable puede registrar de manera refleja el nivel de calidad del funcionalismo de órganos y tejidos. Y además, casi lo más importante, permite elaborar una línea temporal de cambios acaecidos en todo ese proceso.

La clasificación de señales diferentes es casi interminable, pues según el método de observación empleado dan señales más o menos ricas en interpretación. Pero se pueden clasificar en: