Acerca de las cataplasmas y compresas (Parte 3: ¿cómo se aplican?)

Las aplicaciones son LOCALES y dependiendo la técnica u objetivo terapéutico un tiempo de aplicación desde minutos hasta horas o días. El producto activo debe estar en contacto con la piel.

Algunos casos, cuando el efecto se considere calmante o dispersarte de tensión nerviosa, local, se aplican almohadillados donde el producto va en el interior o también en forma de gelatinas, con capacidad para generar calor al mezclarse o conserva el frío al guardarse en nevera el tiempo indicado por el fabricante.

 
Claudio González Grueso