Últimas publicaciones

Acerca de las cataplasmas y compresas (Parte 3: ¿cómo se aplican?)

Las aplicaciones son LOCALES y dependiendo la técnica u objetivo terapéutico un tiempo de aplicación desde minutos hasta horas o días. El producto activo debe estar en contacto con la piel.

Leer más...

Acerca de las cataplasmas y compresas (Parte 2: Diferencia entre cataplasma y compresas)

Ambos participan de los mismos materiales. La diferencia estriba que la CATAPLASMA aporta el contacto con la piel toda la masa terapéutica: ejemplo toda planta o el producto elegido harinas, u otras cosas añadidas, especias, sal, azúcar. Licores etc, en diferentes mezclas o composiciones.

En la COMPRESA solo va el líquido aplicado. No aporta al contacto sólidos.

La base es la misma, un paño. Que debe ser de fibra natural, no sintética. Y de grosor que no corresponda con las gasas. Tipo toalla.

Y pueden aplicarse en FRIO o CALIENTE. Dependiendo del fin terapéutico.

Claudio González Grueso

Acerca de las cataplasmas y compresas (Parte 1: ¿donde actúan?)

Es un procedimiento sencillo, mediante el cual facilitamos a un parte o zona o función del organismo la llegada de un determinado estimulo.
El aporte del estímulo se hará según la necesidad de COMPLEMENTAR una situación dada:

  • Calor: Se complementa con frio o ácido.
  • Frio: Se complementa con calor o amargo con calor.
  • Humedad: Se complementa con ácido y sal y calor.
  • Calor-ácido-humedad: Se complementa con aceites + picantes
  • Frio-ácido-humedad: Se complementa con destilados alcohólicos + plantas amargas.

Este complemento, se adapta a cualquier situación sintomática que no haya rebasado los primeros niveles de adaptación SINTOMA -ENFERMEDAD- por ejemplo enfriamientos, dolor por contusiones, etc., que no hay patología orgánica, o desequilibrios funcionales antes de llegar a sistémicos.

En las enfermedades, una vez rebasado el primer nivel, donde el desequilibrio se ha transformado en patología, las cataplasmas o compresas pueden no ser muy útiles y hay que someterlo a criterio terapéutico.


Claudio González Grueso